Deportes

PRUEBAS DE ESFUERZO

Si eres de los que se preguntan qué es una prueba de esfuerzo, quienes deben realizarla y para qué sirve, vamos a explicarlo brevemente y de una manera sencilla.

Las pruebas de esfuerzo, también se conocen como ergometrías y consisten en la realización de ejercicio físico en un tapiz rodante o en una bicicleta estática con fines diagnósticos. Esta prueba se realiza por un especialista y consiste en aumentar progresivamente la carga, de acuerdo con unos protocolos predeterminados, siendo es más conocido el protocolo de Bruce.  Son pruebas médicas que sirven para valorar el pronóstico de una enfermedad coronaria en estudio o de una ya diagnosticada previamente.

Esta prueba es muy utilizada sobre todo, para el diagnóstico de la angina de pecho en pacientes con dolor torácico o para valorar la respuesta del corazón ante el ejercicio. Durante la realización de esta prueba, se ponen de manifiesto alteraciones cardiovasculares que no están presentes mientras el paciente está en reposo y que pueden aparecer con el ejercicio físico.

 

¿CÓMO ES UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

La duración de esta prueba es muy poca, y oscila entre 6-12 minutos, tiempo que depende del estado físico y por lo tanto de la resistencia de cada paciente. Mientras, se está realizando el esfuerzo, se toman varias mediciones de la tensión arterial y a su vez se realizan 2 electrocardiogramas (uno tumbado y otro de pie).

Dado que al realizar ejercicio físico aumentamos el trabajo del corazón y, con ello, la necesidad de aporte de sangre, en los casos de pacientes con una obstrucción coronaria, aparece un déficit de riego sanguíneo y esto provoca la aparición de una angina de pecho y con ello alteraciones en el electrocardiograma. Esta prueba, permite reproducir una angina de una forma controlada para poder diagnosticarla.

Si eres deportista habitual o si vas a empezar a realizar cualquier deporte, estas pruebas de esfuerzo, son muy recomendables. Sobre todo deben realizarla personas que vayan a realizar una prueba deportiva de alto nivel, como puede ser un maratón, un triatlon o un Ironman, ya que en estos casos es un requisito imprescindible.

Las pruebas de esfuerzo se realizan en los centros de medicina deportiva y suelen costar entre 100 y 180 euros.

Una vez realizada la prueba de esfuerzo y superada con éxito, ya puedes calzarte unas buenas zapatillas de running y no olvides tampoco ponerte un buen pulsómetro y ya puedes realizar tu ejercicio habitual con total tranquilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies