Deportes

Consejos básicos para el uso de Crampones de trekking

Con un poco de práctica y basándose en un buen conocimiento de las propiedades del hielo, uno será capaz de dar un único y preciso golpe en cada avance, pero… incluso los escaladores más experimentados suelen dar varios golpes, con cada piolet y crampón. El primer movimiento es estudiar y practicar el impacto, y el segundo es ser el último, el clavado definitivo. En la nieve helada o en el hielo blando, suele bastar con un solo golpe.

Por otro lado, los dientes delanteros curvos y semicortos de los crampones se recomiendan para escalar sobre el hielo que se derrite, y los dientes largos y rectos de tus crampones serán para las condiciones invernales. Para que te hagas una idea, los crampones normales tienen unos tres centímetros en cada punta lateral y unos cuatro centímetros en las puntas delanteras.

Además de estos criterios, nos gustaría darle los siguientes consejos:
1. En caso de un posible resbalón, es mejor tener un buen par de crampones que un piolet.
2. Los crampones deben ajustarse bien a las botas y no sobresalir por detrás del talón, lo que podría provocar una pérdida de equilibrio al descender al valle.
3. Asegúrese de que los crampones se ajustan correctamente antes de utilizarlos en la montaña.
Si los crampones están sujetos con correas, debes reajustarlos después de unos minutos de marcha, ya que suelen estar un poco flojos. Asegúrese de evitar los atascos mediante el uso de «antiatascos» o golpes repetidos.
4. Con una buena lima y a mano, afile las puntas delanteras manteniendo el bisel correcto de arriba a abajo y las puntas laterales afilándolas por los lados. El afilado con una amoladora eléctrica puede cambiar el grado de dureza y, por tanto, debilitar el metal.

5. Lave los crampones y sus puntas lo antes posible después de usarlos y úntelos con una ligera capa de aceite o vaselina para protegerlos de la oxidación.

6. Evite los pinchazos en su entorno guardando los crampones en la bolsa para crampones o en la funda protectora.

7. Si tienes que caminar, escalar o trepar por una superficie rocosa, ten mucho cuidado al colocar los crampones en las puntas, porque si te descuidas y creas demasiada palanca, puedes romper uno de los crampones de escalada.

Por otro lado, como antes, hemos tratado la «escalada» sin aseguramiento, y con todo lo que ya sabes, ahora pasaremos a este tema. Para anticiparse: cuando un cuerpo cae en una pendiente pronunciada de nieve o, peor aún, de hielo, el factor más peligroso es la velocidad que puede alcanzar a los pocos segundos de perder el equilibrio. Por lo tanto, la reacción inmediata del asegurador es esencial para evitar chocar con una roca de la zona o salir volando por el acantilado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies